Inicio » Noticias » ¿Cuál es la forma más barata y eficaz de calentar tu casa?

¿Cuál es la forma más barata y eficaz de calentar tu casa?

Tener una temperatura adecuada en casa en invierno es muy importante para poder tener una vida adecuada. No todas las formas de calefacción aportan la misma eficacia a la hora de subir la temperatura del hogar, ni todas suponen el mismo coste.

Por eso, a la hora de elegir una forma de calefacción para el hogar, es importante evaluar cuál es la mejor opción para nuestra casa.

Tipos de calefacción para el hogar

Calefacción eléctrica

Seguro que has visto en muchos lugares radiadores conectados directamente a los enchufes. De eso trata la calefacción eléctrica. Como beneficio podemos decir que no genera residuos ni olores, pero por su contra está que el precio de la luz cada vez es más elevado.

Es adecuado para calentar espacios pequeños, pero no tienen la capacidad suficiente para subir a la temperatura adecuada habitación de mediano y gran tamaño.

Calefacción de suelo radiante

El suelo radiante es una opción a tener muy en cuenta cuando se trata de obras nuevas o reformas integrales ya que es necesario hacer una instalación bajo el suelo.

El calor que aporta es muy uniforme, y no tendremos que pensar en radiadores, pero los costes de la instalación son más elevados que en otros tipos de calefacción.

Calefacción mediante bomba de calor

Se trata de un aire acondicionado que funciona a la inversa.

Aunque su instalación no es muy difícil, el resultado que nos proporciona no es muy eficaz, sobre todo si hablamos de lugares donde hace mucho frío, ya que no consigue generar el calor necesario para sentirnos a gusto en la estancia.

Como punto a favor podemos decir que en verano es posible utilizarlo como aire acondicionado, por lo que se puede decir que tenemos un 2 en 1.

La solución más eficaz: la calefacción de gas natural

Sin duda, es la opción más extendida entre los hogares, y no por moda, sino porque es la solución más eficaz para mantener caliente una vivienda, sobre todo a largo plazo.

Es un tipo de calefacción muy segura, con una instalación muy duradera. Tan solo es necesario una caldera, que si la cuidamos adecuadamente durará muchos años, y unos tubos conectados a los radiadores. Si la obra de instalación queremos que sea más sencilla, podemos poner los circuitos por la casa; y si la obra es más amplia, podemos aprovechar para incluir los tubos dentro de las paredes.

Antes de lanzarse a comprar, hay que hacer una selección de calderas de gas para elegir la más adecuada: teniendo en cuenta que las calderas atmosféricas están prohibidas desde 2010, tendremos que elegir entre calderas estancas bajo nox o de condensación.

Las calderas bajo nox son las que tienen bajas emisiones de óxidos de nitrógeno.

Las calderas de condensación son las más elegidas por ser las más eficientes, el ahorro de combustible frente a otros modelos es de entre un 20% y un 30%, ya que el calor se reutiliza.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*